Proceso de elaboración de nuestra horchata

En  nuestra empresa de fabricación de horchata IMA, utilizamos exclusivamente chufa procedente de Alboraya; esta es almacenada en sacos en un lugar seco y sin humedad, para mantener sus propiedades únicas, atribuidas a un secado único que solo podemos encontrar en el producto procedente de esta región, que le otorga una humedad del 11%.

 

Todos los ingredientes que utilizamos, al igual que los diferentes elementos relacionados con la producción son de primera calidad, diferenciándonos de otros productos y productores: chufa de Alboraya,  agua tratada con un proceso de osmosis inversa para retirar todos los minerales y la cal que puede contener quedando como resultado un agua con solo un 0,2 % cloro.

Azúcar de Azucarera Española, que aunque más caro que otros de marcas blancas o granel, atribuye un sabor que la mayoría de nosotros identificamos como propio.

FÓRMULA MAGISTRAL

Para 300 L de horchata utilizaremos:

  • 270 L de agua tratada
  • 30 kg de azúcar
  • 50 kg de chufa

PROCESO DE FABRICACIÓN

Nuestro proceso de fabricación empieza con el tratado de la chufa; una primera fase en la que se realiza un aclarado con agua. A continuación añadimos sal, para aumentar la densidad del agua y así por el fenómeno de flotación podemos saber que chufas son las mejores y  mayor contenido en nutrientes tienen, ya que las no aptas tienden a flotar. Retiramos la chufa que queda en suspensión en el agua.

Seguimos realizando otro lavado con hipoclorito de sodio, potente desinfectante que nos garantiza la ausencia de microorganismos patógenos y una mayor durabilidad de la horchata. Finalizaremos esta fase de acondicionamiento de la chufa con varios aclarados, donde volveremos a retirar las chufas menos idóneas con una selección visual a mano de aquellas que consideremos puedan interferir en el resultado final del producto.

En la segunda fase, pasamos las chufas sin agua, mediante un tornillo de Arquímedes a un molino en el cual trituraremos la chufa hasta obtener una pasta.

El resultante se pasa a una marmita tamizada, en la que filtraremos agua a través de la chufa molida.  El constante movimiento de unas aspas dentro del tamiz hace que el producto salga a una bañera de colección casi finalizado, aunque para evitar impurezas se le vuelve a pasar por un filtro de menor calibre.

Como resultado de estos procesos, obtendremos la horchata, que almacenaremos en la cita bañera, la cual estará en continuo movimiento mediante una pala manual, para evitar el poso, y favorecer la disolución del azúcar que se añade en esta fase.

Finalmente se pasa la horchata mediante una bomba a unas cubas donde encontramos una temperatura entre 0 y 2º C. Aquí almacenaremos la horchata, sin olvidar removerla continuamente con un mecanismo típico de rotación.

DISTRIBUCIÓN

En IMA, distribuimos nuestros productos a los comercios en vehículos refrigerados a una temperatura de 2º-5º para no romper la cadena del frió, conforme la legislación sanitaria vigente.

Para ello contamos con vehículos exclusivamente  preparados para mantener la temperatura idónea de la horchata.

Todo producto que sale de IMA lo hace en garrafas de 10 litros precintadas y etiquetadas